Boda en Villa Naloy de Vivi & Robert – Santa Marta

Dicen; que “el amor no necesita ser entendido, simplemente necesita ser demostrado”

Trayendo este pensamiento celebre, al momento de unión matrimonial entre Viviana & Roberto; me hace pensar que no necesitas lujos y hacer cosas extremadamente excéntricas para darle valor a la persona que durante meses e incluso años, se ha propuesto estar contigo en cada situación de tu vida. Llámese felicidad, tristeza, abundancia, escasez etc. En las pequeñas cosas también le hallamos placer y sentido a nuestra existencia.

Aún recuerdo el momento en que “Vivi” se contacta conmigo y me expresa que desea que yo esté presente para contar a través de mi lente y con imágenes; la historia del día de su boda.Viajó desde Bogotá Colombia a la pequeña ciudad donde actualmente resido. Santa Marta Colombia, para reunirse conmigo, conocernos y hablar sobre los detalles de la boda. 

Me encontré con Viviana en una pequeña cafetería, en un centro comercial de la ciudad. A decir verdad, estaba ansioso; y no era para menos, pues estaba a punto de entablar una conversación personalmente con alguien que se había enamorado de mi trabajo y además; sabía que tenía una personalidad increíblemente hermosa, lo cual me entusiasmaba aún más a conocer cada detalle de la boda que meses después cubriría a través de mi cámara. 

Luego de presentarnos y hablar un poco de la vida, el viaje de “Vivi” y el clima que en ese momento azotaba a nuestro país, me dispuse a escucharle, a empaparme de sus ideas y la relación tan bella que sostiene con Roberto y la pequeña Luna.

“Vivi” Me habló de una boda intima, con sus padres, los padres de Roberto y la  pequeña Luna. Debo confesar que en ese momento me sentí afortunado al conocer cada detalle de la celebración religiosa que tendrían; pues siempre he tenido afinidad con los pequeños detalles, esos que nos permiten sentirnos amados por las personas más cercanas.

La realización de la boda se llevó a cabo en el hotel Villa Naloy, el día estuvo nublado y con amenazas de lluvia; todo parecía complicarse por las condiciones climáticas, de repente la tarde cambió, el sol salió y la magia comenzó a surgir. Tuve la oportunidad de compartir momentos agradables al lado de esta especial familia y por dicho motivo debo agradecer a Dios y a la vida por cruzar personas netamente sensacionales en mi camino.

Deja un comentario